Chachapoyas y Kuélap, el nuevo Machu Picchu

Descubrimos el territorio de los Chachapoyas, una antigua civilización que nos ha sorprendido por sus construcciones circulares y sus sitios funerarios escondidos entre parajes naturales de belleza singular. Con base en Gocta Lodge, uno de los alojamientos más reconocidos del Perú, realizamos este vídeo reportaje para Perú Tres Nortes, con algunos de los principales atractivos de la región de los Chachapoyas, como la fortaleza de Kuelap, el nuevo Machu Picchu del norte del Perú.

Imagina una ciudadela encaramada en una cresta a 3.000 metros sobre el nivel del mar. Una amplia fortaleza protegida por muros de piedra de entre 10 y 20 metros de altura. Rodeada por una vegetación exuberante repleta de orquídeas y bromelias. En su interior alberga más de cuatrocientas construcciones pétreas de base circular y altos techos cónicos, ocupadas por una bulliciosa población de unas tres mil personas. Así debió de ser Kuélap en la época de máximo apogeo de los Chachapoyas, a mediados del siglo XV. Justo antes de que el imperio inca invadiera esta increíble zona del nordeste peruano.

En la actualidad, la ciudadela de Kuélap es el icono de una de las zonas con mayor proyección turística del Perú, especialmente tras la reciente inauguración del teleférico que llega hasta la entrada de la ciudadela. Recorremos la ciudadela de la mano de su arqueólogo residente, que nos muestra los frisos en zig-zag y en forma romboide que decoraban los bajos de las casas. Nos lleva hasta el torreón, una plataforma en forma de D destinada a la vigilancia. Paseamos hasta el Tintero, una abertura de 70 centímetros de diámetro y 5,5 metros de altura que se estrecha en su interior, donde se encontraron huesos humanos y animales. Y nos conduce  hasta su rincón preferido, donde el lindar de la fortaleza se desploma en el precipicio y las vistas se pierden en las verdes montañas.

Pero Kuélap es tan sólo uno de los alicientes de esta región, que de momento se mantiene mucho menos masificada que otros destinos del Perú, como el valle sagrado o el Machu Picchu. Aunque con la inauguración del teleférico que lleva a la fortaleza ya ha aumentado notablemente la popularidad de este destino turístico. Y estamos convencidos de que esta tendencia seguirá durante los próximos años. Así que merece la pena visitar esta zona cuanto antes si quieres disfrutarla sin una masificación excesiva.

Se trata de un territorio que nos ha fascinado por sus parajes naturales, como la catarata Gocta, la quinta caída de agua más alta del mundo, como os explicamos en el post anterior Catarata Gocta, más allá de la leyenda de la sirena Por la variedad de aves que alberga, como el escandaloso gallito de roca o el colibrí cola espátula, con su cola imposible. O por la inquietante arquitectura funeraria que encontramos escondida entre sus montañas, como los sarcófagos de Karajía, seis figuras antropomorfas de dos metros y medio de altura que custodian el legado funerario de los Chachapoyas.

Las enigmáticas momias de la laguna de los cóndores


Si Kuelap es la construcción más imponente que podemos ver de los Chachapoyas, la laguna de los cóndores es el descubrimiento más increíble que se ha hecho en cuanto a arquitectura funeraria. Perdidas en el corazón del territorio de los Chachapoyas, y protegidas por el bosque nuboso, las chullpas -sitios funerarios- de la laguna de los Cóndores estuvieron abandonadas prácticamente durante 5 siglos.

En su interior descubrieron más de 200 momias, que actualmente se encuentran en el museo de Leymebamba. Nos desplazamos hasta el museo para ver las momias que están expuestas al público. Unas cuantas decenas de ellas están ubicadas dentro de una habitación, que conserva las condiciones adecuadas de temperatura y humedad. Está separada de la sala principal por un cristal que permite verlas sin necesidad de ingresar en la habitación. Aunque la entrada está prohibida y la filmación también, tras solicitar un permiso especial nos permiten entrar tan sólo durante un par de minutos para grabarlas desde cerca.

Ahí dentro, el ambiente tiene algo de fantasmagórico. Algunas de las momias se encuentran en el interior de un fardo funerario al que le han tejido la forma de los ojos, la nariz y la boca. Las que están fuera del fardo tienen las manos tapándose la cara, y mantienen la boca abierta en una expresión que me inspira un profundo horror.

Me recuerdan a El grito de Munch. Tan inquietante. Tan terrorífico. Cuando volvemos a la sala principal, la encargada del museo nos aclara que la expresión que nos llega ahora no se corresponde en realidad con la posición en la que murieron esas personas. Sino que en el proceso de momificación las colocaron en posición fetal, con los brazos en la cara y la boca abierta. No obstante, la primera impresión es, en definitiva, la que acostumbra a quedar. Y en mí queda esa imagen, mezcla de terror e impotencia, cada vez que pienso en las momias extraídas de la Laguna de los cóndores.

Revash y la Petaca, las casitas del último adiós

Como os explicamos en el anterior post, Sarcófagos de Karajía, los centinelas del legado Chachapoyas, una de las razones que nos trajo hasta esta zona del Perú fue conocer los magníficos sarcófagos de Karajía. En nuestro paso por el territorio de los Chachapoyas nos acercamos hasta otras zonas de chullpas que también queremos destacar, como Revash y la Petaca.

Siempre hay un elemento común: la espectacularidad y aislamiento de las ubicaciones escogidas. Algunas de ellas nos llaman la atención por su buen estado de conservación, como es el caso de Revash. Encaramadas en la montaña, se conservan unas construcciones en forma de casa. Son los mausuleos donde los chachapoyas enterraban a sus muertos. Aunque algunas de las construcciones están deterioradas, conservan sus formas y unos colores rojizos bien llamativos.

La Petaca nos ha atraído especialmente por los pinctogramas dibujados con trazos de colores rojizos y ocres que representan enigmáticas figuras. Tras un trayecto en coche de una hora desde Leymebamba, caminamos durante algo más de una hora y media para llegar hasta el sitio arqueológico de la Petaca. Unas pequeñas casitas de piedra asoman en la roca caliza de la montaña, que se eleva completamente vertical encima de nuestras cabezas.

Nos acercamos todo lo que podemos hasta el lugar y sacamos unos binoculares para poderlo ver con detalle. Varios dibujos decoran las rocas al lado de una de las chullpas. Inicialmente, no acabo de interpretar de qué se trata. Me llama especialmente la atención una de las pictografías. Finalmente, consigo descifrar el extraño dibujo. Una figura humana toma con la mano una cabeza humana. De ésta brota gran cantidad de sangre. El cuerpo de la víctima yace en el suelo mientras la sangre sale de su cuello a borbotones. Un testimonio que probablemente habla de una práctica habitual entre los pueblos precolombinos: el sacrificio.

Datos prácticos sobre Chachapoyas

Cómo llegar a Chachapoyas

¿Quieres visitar el territorio de los Chachapoyas? La mayoría de los atractivos se encuentran cerca de la ciudad de Chachapoyas, que cuenta con un bello centro colonial y una buena conexión por carretera.

Chachapoyas se encuentra situado a unos 1200 kilómetros de Lima. Si quieres ir desde la capital peruana la forma más cómoda es por vía  aérea combinada con terrestre, que toma un total de unas 5 horas. Actualmente, el aeorpuerto operativo más cercano a Chachapoyas es el de Jaén (Aeropuerto de Shumba). Salen vuelos diarios directos que tardan algo más de una hora y media en cubrir el trayecto entre Lima y Jaén. Una vez en Jaén, puedes tomar un autobús de Jaén a Chachapoyas. El trayecto en bus es de unas tres horas.

Si quieres viajar desde Lima a Chachapoyas por vía terrestre la opción más directa es viajar hasta Chiclayo y desde allí tomar la carretera que va hacia el interior hasta Chachapoyas. En bus es un trayecto de entre 22 y 26 horas. Operan las compañías Divino Señor, Móvil Bus y Civa con tarifas de entre 100 y 165 soles.

Dónde dormir en Chachapoyas

La ciudad de Chachapoyas cuenta con una extensa oferta de alojamiento. Si quieres visitar la región, puedes alojarte en Chachapoyas y visitar desde allí los diversos atractivos a través de la multitud de agencias de viaje que ofrecen sus servicios.

Otra opción es viajar hasta Cocachimba, desde donde salen las excursiones hasta la catarata de Gocta. El caserío de Cocachimba está situado 43 kilómetros al norte de Chachapoyas, a una hora por carretera. Allí encontramos algunos hostales y restaurantes, así como uno de los alojamientos en alza del norte del Perú.

El hotel más destacado de Cocachimba, y uno de los más reconocidos de la región, es Gocta Lodge. Estuvimos allí durante un par de semanas realizando un vídeo promocional (que os hemos insertado encima de estas líneas) y nos pareció un lugar excepcional. El hotel ofrece el servicio de movilidad desde Jaén y Chachapoyas y también tiene su propio servicio de agencia turística.

Las principales ventajas son las inmejorables mejores la catarata Gocta y que ofrece unos servicios impecables. Los principales inconvenientes son los precios en el caso de que tengas un presupuesto ajustado (alrededor de los 100 dólares la noche) y que acostumbra a estar lleno. Así que, en el caso de que quieras alojarte en Gocta Lodge, asegúrate de reservar con bastante antelación.

Síguenos también a través del Facebook Síguenos también a través del Facebook
Síguenos también a través del Twitter Síguenos también a través del Twitter
Visita nuestro canal de YouTube Visita nuestro canal de YouTube

También te puede interesar de Perú y de los Chachapoyas

Guia de Machu Picchu
Llegar en furgo

Sarcófagos de KarajíaKarajía

Catarata GoctaGocta

¿Te gusta Furgo en ruta?

Colabora con nosotros para ayudarnos a seguir creando contenido de calidad. ❤️

Regálate este hermoso USB de la mítica furgoneta Volkswagen con la banda sonora de Furgo en ruta y 32 Gb en 5 colores a escoger. Perfecto para ti o para cualquier amante de las furgos a quien quieras sorprender!

¡Gracias por ayudarnos! ❤️

Con tu colaboración estás contribuyendo a la producción del próximo disco y del documental de Furgo en ruta.

Comparte el artículo si te ha gustado ;-)
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Somos Marta y Marià

Viajando en camper y filmando por América desde 2012

¡Hola! Somos Marta y Marià
Una pareja de catalanes viajando por América en furgoneta camper desde 2012
La productora
Realizamos vídeos comerciales, fotografía aérea, terrestre y subacuática y páginas web para empresas.
Miembros de
Dale al botón para seguir todas nuestras historias
Otros artículos
Déjanos un comentario

2 comentarios en “Chachapoyas y Kuélap, el nuevo Machu Picchu”

  1. Hola Celilia.

    Hemos ampliado el post con algunos datos prácticos para dar respuesta a tus dudas y para ampliar la información. La mejor opción es alojarse en Chachapoyas o también tienes la opción de ir a Cocachimba. Para ir en avión la mejor opción es volar de Lima a Jaén y de ahí ir por vía terrestre hasta Chachapoyas. Como alojamiento, sólo conocimos Gocta Lodge, que se encuentra en Cocachimba, un pueblecito a 1 horas de Chachapoyas. Lo explico con más detalle al final del post si quieres darle un vistazo.
    Gracias por seguirnos.
    Un saludo!

    Por fis , quiero datos, cómo llegar desde Lima , tiempo , avión etc
    Dónde alojamos? P
    Conocemos M.P . Alojamos en Cusco y acá?
    Qué belleza !

  2. Por fis , quiero datos, cómo llegar desde Lima , tiempo , avión etc
    Dónde alojamos? P
    Conocemos M.P . Alojamos en Cusco y acá?
    Qué belleza !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Mariano Miño Puigcercós.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Aruba (proveedor de alojamiento web).
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba

Sigue nuestras historias

Responsable: El titular del sitio. Finalidad: Envío de noticias, publicaciones, así como correos comerciales. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Mailchimp (The Rocket Science Group LLC d/b/a), proveedor de email marketing con domicilio en EEUU. Puedes consultar aquí su política de privacidad. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos. Información Adicional: Puedes consultar la información detallada en la política de privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad