La ruta de siete años y medio por América

Nuestra primera etapa por América Latina ha sido un largo recorrido que nos ha llevado desde Buenos Aires, en Argentina, hasta Cancún, en el sur de México. Tras siete años y medio recorriendo el continente americano, a finales del 2019 dejamos nuestra furgo, la Saioneta, aparcada en un taller de Cancún y viajamos a Catalunya, nuestra tierra natal, para pasar un tiempo en familia. Tras todos estos meses de inestabilidad global, estamos esperando el momento adecuado para reencontrarnos con la Saioneta y retomar la ruta por América del norte.

Desde que iniciamos la ruta en Argentina, hemos recorrido más de 130.000 kilómetros y hemos vivido viajando por 18 países del continente americano.

Puedes ver nuestra ruta completa,  con todos los detalles y un mapa interactivo, clicando aquí.

la ruta

Argentina y Chile

El 14 de junio del 2012 llegamos a Buenos Aires, donde nos quedamos durante un mes para conocer la ciudad y esperar a que nos llegue la furgoneta en barco desde Barcelona. Los primeros días llegamos a un poco afortunado hostel del microcentro, mientras que posteriormente nos mudamos a un albergue de San Telmo. Una vez nos llega la furgoneta nos instalamos en las calles de Agronomía y Puerto Madero y estamos unos días en Pilar, muy bien acogidos en la quinta de nuestros amigos Diego, Dafne y Vladimir.

El 17 de julio del 2012 salimos de la provincia de Buenos Aires y entramos a Entre Ríos. Paramos en Gualeguaychú, donde pasamos nuestra primera noche en la furgo fuera de Buenos Aires. Recorremos la ruta que transcurre frente al río Uruguay, pasando por pueblitos como el de Concepción de Uruguay, Rocha o San José. Finalmente, visitamos el PN El Palmar y la Aurora del Palmar, donde se preservan un buen número de palmeras yatay.

Atraídos por las historias del Gauchito Gil llegamos hasta Mercedes, donde Silvia y Fernando nos acogen en su casa de piedra y nos introducen en el mundo del chamamé. Seguimos el camino hasta Colonia Pellegrini, desde donde descubrimos los Esteros de Iberá, una de las zonas pantanosas más amplias del mundo. Antes de cambiar de provincia visitamos el establecimiento Las Marías, el punto de producción del mate Taragüí, donde seguimos aprendiendo sobre esta bebida que ya nos tiene enganchados.

Tras pasar por Oberá iniciamos la ruta de la selva. Pasamos por carreteras rodeadas de vegetación y disfrutamos de los sonidos de la selva hasta llegar a los salto del Moconá, menos conocidos que las cataratas de Iguazú, pero también con un encanto natural especial. Conducimos hasta Bernardo de Irigoyen, una de las fronteras menos concurridas con Brasil, para cambiar por primera vez de continente.

Invitados por unos amigos, Zeus y Gabriela, cruzamos a Brasil para pasar unos días en Maringá y visitar la zona natural de Tibagí. Tras degustar las delicias brasileñas -samba, caipirinha, jugos naturales y mucha fiesta, entre otras- nos entran ganas de volver a este país, aunque lo dejaremos para una nueva fase del viaje.

Nos volvemos de camino hacia Argentina para conocer las colosales cataratas del Iguazú, impresionantes tanto desde el lado brasileño como del argentino. Visitamos las misiones jesuíticas y volvemos a entrar en Corrientes, donde pasamos unos días en Ituzaingó. Desde allí emprendemos una ruta de unos 1.000 kilómetros por el Chaco hasta llegar a Santiago del Estero.

Llegamos a Santiago del Estero y Tafí del Valle, desde donde empezamos a cruzar los valles Calchaquíes. Un nuevo mundo de montañas de colores se empieza a abrir ante nosotros. Una vez en Cafayate probamos los vinos típicos de la zona y nos dirigimos hacia Salta, primero por el camino de la quebrada de las Conchas. Después retrocedemos y tomamos el camino que pasa por la quebrada de las Flechas. Pasamos unos días en Salta y nos desplazamos en un solo día hasta Iruya para asistir a sus fiestas patronales. De regreso recorremos la quebrada de Humahuaca, declarada Patrimonio de la Humanidad, hasta Purmamarca y su famoso cerro de los Siete Colores.

Llegamos Chile a través del paso de Jama, la primera vez que cruzamos los Andes, rozando los 5.000 metros de altura. Nos quedamos dos semanas y media en San Pedro de Atacama, donde empezamos a tocar en restaurantes en solitario. Atravesamos el desierto de Atacama intentando ir cerca de la costa para conseguir un paisaje un poco más variado y llegamos hasta
el valle del Elqui, donde además de hacer una cata de pisco y ver las estrellas en uno de los cielos más despejados del mundo disfrutamos del microclima de esta zona.

Pasamos por la calmada playa de Zapallar, rodeada de mansiones de lujo en su mayoría utilizadas como segundas residencias, antes de llegar a Viña del Mar y Valparaíso, donde contactamos con el club de kombis Entre Amigos para compartir nuestra afición por las furgonetas. Valparaíso nos cautiva con sus casitas de colores moteando los 42 cerros que forman la ciudad. El compañero de Entre Amigos Paulo nos acoge también en su casa, donde pasamos unos cuantos días, y nos hace un tour en su kombi T2 roja por algunos de los rincones menos conocidos.
En Santiago de Chile también nos esperan los kombinautas de Kleinbus. Uno de sus socios, Fernando, nos acoge en su casa durante nuestra estancia en la capital chilena y nos acompaña a todas partes para conocer la ciudad y hacerle algunos arreglos a la furgoneta.

Travesamos las regiones del maule y del Bío Bío para llegar hasta la Araucunía y la región de los Ríos, reconocidas por la gran cantidad de zonas termales y por albergar las araucarias milenarias, también conocidas como pinos chilenos. Nos acercamos hasta el Pacífico para conocer Valdivia y llegamos hasta Pucón y Villarrica, donde celebramos una Navidad del 2012 pasada por agua.

Nuevo año, nueva región. El 1 de enero del 2013 llegamos a la Patagonia argentina con muchas expectativas y ganas de conocer una parte del planeta del que todo el mundo habla maravillas. Cruzamos en ferry el lago Pirihueico hasta San Martín de los Andes, donde celebramos la entrada de año y nos quedamos tres semanas, tocando música en los bares y restaurantes y vendiendo artesanías. Desde San Martín de los Andes emprendemos la ruta de los siete lagos hasta llegar a Villa la Angostura, donde nos estrenamos con un concierto de una hora en el Viejo Fred. Pasamos por Bariloche, donde Flor y Matías nos acogen en su casa durante unos días. Llegamos hasta el Bolsón y el Maitén, donde descubrimos la Trochita, uno de los pocos trenes de vapor de trocha estrecha que se mantiene en funcionamiento.

A través del paso de Futaleufú, llegamos a la Patagonia norte chilena, donde recorremos un tramo amplio de la aislada carretera austral, formada mayoritariamente por carreteras de ripio y rodeada de selva valdiviana. Llegamos al Chaitén a mediados de febrero del 2013, tres años después de la actividad volcánica que azotó la zona. No obstante, todavía hemos podido apreciar los efectos del devastador volcán Chaitén, cuyas cenizas llegaron hasta Buenos Aires y Montevideo. Subimos hasta el Parque Pumalín, propiedad del multimillonario norteamericano Douglas Thompkins y empezamos a bajar hasta llegar a Villa O’Higgins, más de mil kilómetros a través de una de las carreteras más impresionantes por las que hemos pasado hasta el momento.

Tras cruzar la carretera Austral pasamos a la Patagonia sur Argentina por el paso Roballo para encontrarnos con la extensa estepa patagónica. Recorremos carreteras largas interminables, visitamos algunas de las pinturas rupestres mejor conservadas de Sudamérica, exhibiciones de doma y, por supuesto, el Fitz Roy y el glaciar Perito Moreno, dos de los iconos más importantes de esta región del mundo. Finalmente, bajamos hasta Ushuaia, la población más austral que visitamos antes de emprender nuestra ruta hacia el norte del continente.

Visitamos el parque nacional Torres del Paine en furgoneta, una experiencia única que nos ha llevado hasta el mirador Torres en la excursión más larga hasta el momento, de diez horas. Recorremos este parque increíble por carretera para ver los cuernos del Paine y el glaciar Grey.
Desde Puerto Natales tomamos un barco mixto de mercancías y pasajeros que nos lleva hasta Puerto Montt. Tres días y cuatro noches en alta mar para ver la Patagonia chilena desde los canales y los fiordos.

El cinco de abril del 2013 llegamos a la Isla Grande de Chiloé en medio de una tormenta.
En Ancud, la lluvia y la preciada hospitalidad de la gente chilota nos ha acompañado en esta isla llena de mitos y leyendas, con los que ya nos estamos empezando a familiarizar.
Castro nos ha cautivado con sus iglesias de colores y los palafitos, los palos sobre los que se sostienen las casas que hay en la orilla de los canales.
Y en Dalcahue hemos probado el Curanto al hoyo, hemos escuchado la música tradicional chilota y hemos estado en la feria artesanal, frecuentada por los artesanos del pueblo y los alrededores.

El 10 de abril llegamos a Puerto Varas y Frutillar, donde empezamos a ensayar un tema chileno para incorporarlo al repertorio musical: Loca, de Chico Trujillo. Después de visitar Petrohué e ir a la falda del volcán Osorno, volvemos a la región de los lagos argentina, para reencontrarnos con nuestros amigos Flor y Matías en Bariloche. Después, emprenderemos nuestro viaje de retorno a la Plata y Buenos Aires.

Tras pasar unos días por Cataluña, volvemos por Buenos Aires, por tercera vez en este viaje. Además de arreglar algunos desperfectos de la Saioneta, volvemos a participar en las celebraciones del aniversario del Escarabajo y visitamos el mercado de Mataderos. Ya lo tenemos todo a punto para afrontar la segunda etapa del viaje.

Uruguay

Entramos en Uruguay desde Gualeguaychú (Argentina) por Fray Bentos el 16 de julio de 2013 y pasamos un mes en el litoral y el interior del país. Desde Colonia de Sacramento, emprendemos nuestro camino hacia el este, bordeando primero el río de la Plata y después el océano Atlántico. Aquí os dejamos los enlaces para conocer los detalles de la ruta, con fotos y textos sobre nuestro paso por Uruguay.

Clica sobre la imagen para seguir nuestra ruta desde Las Cañas hasta la Agraciada

Brasil sur

Entramos a Brasil por el Chuy el 27 de septiembre del 2013 y recorremos la parte sur del país, pasando por los estados de Rio Grande do Sul, Santa Catarina, São Paulo, Río de Janeiro, Minas Gerais y Paraná.

Clica sobre la imagen para ver la ruta por el sur de Brasil

Paraguay

El 23 de diciembre del 2013 entramos a Paraguay por Ciudad del Este. Pasamos prácticamente dos meses en el sur del país, con unas temperaturas cercanas a los 40 grados. Conocemos la gran diversidad de artesanías, las fiestas y tradiciones típicas y la música folklórica paraguaya y visitamos H2O, un grupo de música que toca con instrumentos reciclados.

Brasil

Después de pasar dos meses en Paraguay, volvemos a Brasil para celebrar el carnaval de Río y conocer el norte del país. Compartimos dos semanas con la familia, que queda encantada con las playas y los atractivos del estado de Río de Janeiro. Y subimos hasta Bahía buscando un viaje más relajado. Allí encontramos playas paradisíacas, la naturaleza desbordante de la Chapada Diamantina y un pueblo alegre que nos acoge de forma fantástica. Nuestro paso por Brasil también nos ha servido para mejorar nuestro portugués, con el que ya nos hemos empezado a entender prácticamente con toda la gente que nos hemos cruzado.

Paraguay

Tras disfrutar de tres meses fantásticos en Brasil, volvemos a Paraguay para reencontrarnos con nuestros amigos de este país, pero esta vez con mucho menos calor. Pasamos unos momentos fantásticos en Luque y Asunción antes de viajar hacia Bolivia por Formosa y Salta (Argentina).

Bolivia

Entramos a Bolivia desde Bermejo, por Argentina, y agotamos los tres meses de visado para recorrer este increíble paí, donde la cultura originaria todavía está bien presente. Atravesamos el altiplano, pasamos por el salar de Uyuni, disfrutamos del lago Titi-Caca y nos adentramos por la selva amazónica. Toda una experiencia.

Perú

Los meses de octubre y noviembre del 2014 los pasamos en Perú, donde recorremos este increíble país pasando por el lago Titi-Caca, Cusco, Arequipa, las líneas de Nasca, Lima y Trujillo hasta llegar a la frontera con Ecuador.

Ecuador

Llegando a Ecuador viajamos directamente hasta Cuenca para aparcar la Saioneta durante un mes y medio. A mediados de diciembre tomamos un vuelo de Guayaquil a Barcelona para pasar la Navidad en familia y a principios de febrero retomamos la ruta por Ecuador.

Conocimos los Andes ecuatorianos, con destinos únicos como la laguna Quilotoa, situada dentro del cráter de un volcán, o las solitarias termas de Papallata, solitarias en diario y temporada baja. Fuimos al oriente para conocer la selva, con iniciativas interesantes como el parque etnobotánico Omaeré, donde curan con medicina natural, y fuimos hacia las islas Galápagos, donde jugamos con lobos marinos, nadamos con tortugas y nos rodeamos de tiburones. Una experiencia única e irrepetible.

Colombia

El 21 de mayo del 2015, llegamos a Colombia desde Ecuador. Visitamos el santuario de Las Lajas (en la foto), y la laguna Cocha y nos quedamos algunos días en Pasto, dando a conocer el primer disco de Furgo en ruta en los cafés y los restaurantes de la capital de Nariño. Seguimos nuestra gira por el eje cafetero, donde nos rodeamos de cafetales y aprendemos sobre la cultura cafetera. Y llegamos hasta el departamento de Antioquia y Medellin, donde nos acoge una pareja del club de Volkswagen: Uriel y Lisorelly.

Desde Medellín, emprendemos un viaje con la familia por Antioquia, Cartagena de Indias, Santa Marta y Bogotá. Cuando volvemos a Medellín de nuevo, después de 2 meses de problemas mecánicos con la Saioneta, pedimos un permiso especial para poder tener la furgo en el país durante 3 meses más, mientras nosotros viajamos en avión hacia Venezuela.

Venezuela

Tras dos meses de problemas mecánicos con la Saioneta y encontrándonos con las fronteras terrestres colombo-venezolanas cerradas, el 14 de octubre del 2015 emprendemos una nueva aventura. Tomamos un vuelo desde Medellin hasta Venezuela para descubrir este nuevo país como mochileros. Conocemos el Caribe venezolano y el parque nacional Canaima, donde nos encontramos cara a cara con los tepuyes y el salto del Ángel, la cascada más alta del mundo.

Centroamérica y sur de México

Tras recorrer de nuevo Sudamérica, viajando desde Colombia al norte de argentina y retornando de nuevo a Colombia, finalmente metimos la furgoneta en un contenedor para cruzar el tapón del Darien y nosotros viajamos en avión hasta Panamá. Desde inicios del 2018 vivimos durante más de un año viajando entre Panamá y Costa Rica y a inicios del 2019 seguimos nuestro viaje hacia el norte por Centroamérica -especialmente por Nicaragua, El Salvador y Guatemala- hasta llegar al sur de México.

Comparte el artículo si te ha gustado ;-)
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Somos Marta y Marià

Viajando en camper y filmando por América desde 2012

¡Hola! Somos Marta y Marià
Una pareja de catalanes viajando por América en furgoneta camper desde 2012
La productora
Realizamos vídeos comerciales, fotografía aérea, terrestre y subacuática y páginas web para empresas.
Miembros de
Dale al botón para seguir todas nuestras historias
Otros artículos
Déjanos un comentario

2 comentarios en “La ruta de siete años y medio por América”

  1. Hola amigos, soy fanatico de las furgo westfalia y vivo cerca de Bs As en San Miguel, aqui he recibido a varios viajeros entre ellos Rafa y Maria en dos oportunidades. Me gustaría que cuando esten en Bs As pasen por mi casa. Ademas tienen todo el apoyo del Grupo Westy por cualquier problema o duda, en este grupo somos amantes de las Westfalia y estamos en fb vw westy argentina. Te pido por favor incluyas a nuestro grupo en tu lista Mundo Camper.
    Saludos
    Carlos

    Muchísimas gracias por la invitación, Carlos. Cuando estuvimos entrevistando a Rafa y María para Furgoaddictes nos comentaron que estuvieron muy bien acogidos en casa de diversas familias. Si pasamos de nuevo cerca de Buenos Aires y necesitamos cualquier cosa os contactamos y nos conocemos.

    Te incluyo en los enlaces, como no. 😉

    Un abrazo!

  2. Hola amigos, soy fanatico de las furgo westfalia y vivo cerca de Bs As en San Miguel, aqui he recibido a varios viajeros entre ellos Rafa y Maria en dos oportunidades. Me gustaría que cuando esten en Bs As pasen por mi casa. Ademas tienen todo el apoyo del Grupo Westy por cualquier problema o duda, en este grupo somos amantes de las Westfalia y estamos en fb vw westy argentina. Te pido por favor incluyas a nuestro grupo en tu lista Mundo Camper.
    Saludos
    Carlos

Los comentarios están cerrados.

Ir arriba

Sigue nuestras historias

Responsable: El titular del sitio. Finalidad: Envío de noticias, publicaciones, así como correos comerciales. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Mailchimp (The Rocket Science Group LLC d/b/a), proveedor de email marketing con domicilio en EEUU. Puedes consultar aquí su política de privacidad. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos. Información Adicional: Puedes consultar la información detallada en la política de privacidad.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies