La plaza de pueblo más agradable en Jericó

Aunque no es un destino tan conocido como otros pueblecitos de Antioquia, la reciente canonización de la Madre Laura y la declaración como pueblo patrimonio ha puesto Jericó en el punto de mira del turismo, especialmente el nacional. De esta manera el turismo religioso ha abierto las puertas de una localidad que tiene muchos otros atractivos, que en nuestro caso nos retuvieron durante cinco días antes de emprender el camino hacia Medellín.

Entre semana, Jericó mantiene la tranquilidad y el encanto de los típicos pueblos paisas e invita a pasearse por sus calles y sentarse en la plaza a tomarse un tinto, como le llaman aquí al café largo. Mientras que los domingos se convierte en un hervidero de fieles que llegan para oír misa en la Catedral y visitar la casa museo de la Madre Laura Montoya, omnipresente en cualquier rincón del pueblo. La primera santa canonizada por el papa Francisco se encuentra inmortalizada en cada calle, en algunos comercios, en las casas e iglesias e incluso en los mototaxis, que lucen su imagen en el frontal del vehículo.

La plaza central es el centro neurálgico de Jericó. Todo el mundo pasa por la plaza y pocos se resisten a sentarse en una de las muchas mesas que tiene para disfrutar de su ambiente. Personalmente, tras recorrer Colombia desde el sur, la plaza de Jericó me pareció la más agradable en la que he estado hasta el momento.

Cualquier momento es bueno para hacer una parada y degustar un nuevo tinto mientras miramos la vida pasar y la gente deambular, con alguna ranchera mejicana siempre escuchándose de fondo. Sí, aunque parezca raro, se trata de uno de los estilos musicales más populares de esta zona de Colombia. Creo que un mexicano se encontraría aquí casi como en casa!

Dando un paseo por las calles de Jericó nos encontramos de nuevo con la arquitectura típica paisa, como ya pudimos disfrutar en pueblos como Filandia, Aguadas o Guatapé. Las puertas y ventanas pintadas con colores llamativos, escalando por las empinadas vías de un pueblo que se encuentra encaramado encima de una montaña, a 109 kilómetros de Medellín. Es habitual ver muchas de las puertas principales de las casas abiertas. Y en más de una ocasión sus vecinos nos ofrecieron su hospitalidad o nos invitaron a un café con un cordial: «A la orden» o «Bien pueda», dos expresiones que nos han acompañado en toda esta zona de Colombia.

Por las calles principales del pueblo encontramos sus productos típicos: los dulces -especialmente recomendables los de cardamomo-, el merchandasing de Santa Laura -siempre presente- y el carriel jericoano, un bolso de hasta 12 bolsillos que tradicionalmente llevaban los jinetes y actualmente se ha convertido en un auténtico símbolo de Antioquia, habiendo ya algunas tiendas que han innovado con los colores diversos para los clientes que buscan un carriel más ‘fashion’.

Curiosamente, en el día a día de nuestra posterior estancia en Medellín no vimos a nadie con sombrero de Aguadas ni el carriel jericoano hasta que llegó la Fiesta de las Flores y la desfilada de Silleteros, y las calles se llenaron de estos productos tradicionales. De manera que todas las tiendas especializadas por las que pasamos en Jericó estaban haciendo horas extras de cara al próximo evento.

Nuestro paseo continua hacia el cerro el Salvador, sobre el que se construyó la versión paisa del Cristo Rey. El camino se hace especialmente agradable, ya que pasa por el jardín botánico, en el que vas viendo el nombre de las plantas, los árboles y las flores. Allí Marta encontró su flor, la Tibouchina, justo antes de subir hasta el cerro, desde donde disfrutamos del pueblo a vista de pájaro.

Desde el cerro el Salvador sale un teleférico hasta el cerro las Nubes, un viaje relajado, especialmente si vas entre semana, como fue nuestro caso, ya que no nos cruzamos con ningún otro visitante (en fin de semana, sin duda, es bien diferente). Desde arriba, disfrutamos de unas vistas de 360 grados de las montañas de los alrededores y del pueblo de Jericó, y a lo lejos pudimos ver la que, según dicen, es la pirámide natural más grande del mundo. Unas vistas espectaculares para terminar un paseo por un pueblo que bien merece la pena marcar en las rutas por Antioquia.

DATOS PRÁCTICOS:

PASEO EN EL CABLE AÉREO DE JERICÓ

El teleférico de Jericó les permitirá trasladarse desde el cerro el Salvador hasta el cerro las Nubes, donde hay un restaurante con servicios y una buena vista de 360 grados de las montañas antioqueñas. El precio del viaje de ida i vuelta -a agosto del 2015- es de 8.000 pesos colombianos por persona.

DÓNDE COMER VEGETARIANO

Jericó ofrece un buen número de restaurantes con comida típica -donde los productos cárnicos son la estrella y la bandeja paisa uno de los platos insígnia-, de manera que si ésta es su opción no tendrá problemas en encontrar un buen local para almorzar o cenar. La mayoría de lugares de la plaza ofrecen también platos y menús en un ambiente bien agradable.

A nosotros nos costó lo nuestro encontrar algún restaurante vegetariano o algo que se le pareciera. Finalmente, callejeando por las escaleras que te llevan hasta el camino que sube al cerro el Salvador encontramos el Restaurante Bambú de «comida saludable», según decía en el letrero. Allí pudimos hacer unos wraps vegetales para salir del paso. Los wraps están bastante buenos, aunque realmente no se trata de un vegetariano y la comida tampoco nos pareció tan saludable. Otra alternativa es pedir que te hagan una pizza de vegetales en alguna de las pizzerías que hay en el centro, pero realmente la oferta vegetariana en Jericó es prácticamente inexistente (a agosto del 2015).

DÓNDE DEGUSTAR UN BUEN CAFÉ

Si quiere degustar un buen café especial hecho en Jericó o está interesado en conocer el proceso del café, la población cuenta con una iniciativa de comercio justo, Café Saturia, donde además de tener gran variedad de cafés, ellos mismos tuestan y empaquetan los cafés de una veintena de fincas de la zona. Aquí podrá degustar desde el café suave hasta el extrafuerte, así como el curioso café al cardamomo.

DÓNDE DORMIR EN FURGO O VEHÍCULO CAMPER

Jericó tiene una oferta hotelera aceptable y relativamente variada. Dado que todavía no es un destino turístico de carácter internacional, de momento en internet sólo se encuentra una mínima parte de la oferta existente, especialmente las opciones más caras.

Una vez en el pueblo se pueden encontrar variedad de hoteles de entre 25.000 y 30.000 (unos 10 euros) por persona. Si piensan en viajar a Jericó sin reserva, en temporada baja o en diario no tendrán problema para encontrar lugar, pero hay que asegurarse que no caiga en puente, cuando el turismo religioso local prolifera en el pueblo.

Si viajan en furgoneta o vehículo vivienda, realmente se puede aparcar para pernoctar en cualquier calle de Jericó, ya que todas son tranquilas, e incluso puede cruzarse con algún vecino que le ofrezca su hospitalidad. También se puede aparcar en la plaza, aunque hay más movimiento y la música de los locales suena hasta tarde los fines de semana.

Otra opción muy recomendable es subir por la carretera hasta el aparcamiento del cerro de Salvador, desde donde sale el teleférico. Además de ser un lugar tranquilo -al menos en diario- y rodeado de naturaleza, tienes unas vistas nocturnas espectaculares de la población y estás a unos minutos del centro.

¿Quieres recibir las principales novedades de Furgo en ruta en tu mail? Clica aquí.

¿Te ha gustado este post? Compártelo y ayúdanos a difundir nuestro viaje:

¿Te gusta Furgo en ruta?

Colabora con nosotros para ayudarnos a seguir creando contenido de calidad. ❤️

Regálate este hermoso USB de la mítica furgoneta Volkswagen con la banda sonora de Furgo en ruta y 32 Gb en 5 colores a escoger. Perfecto para ti o para cualquier amante de las furgos a quien quieras sorprender!

¡Gracias por ayudarnos! ❤️

Con tu colaboración estás contribuyendo a la producción del próximo disco y del documental de Furgo en ruta.

Comparte el artículo si te ha gustado ;-)
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Somos Marta y Marià

Viajando en camper y filmando por América desde 2012

¡Hola! Somos Marta y Marià
Una pareja de catalanes viajando por América en furgoneta camper desde 2012
La productora
Realizamos vídeos comerciales, fotografía aérea, terrestre y subacuática y páginas web para empresas.
Miembros de
Dale al botón para seguir todas nuestras historias
Otros artículos
Déjanos un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Mariano Miño Puigcercós.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Aruba (proveedor de alojamiento web).
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba

Sigue nuestras historias

Responsable: El titular del sitio. Finalidad: Envío de noticias, publicaciones, así como correos comerciales. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Mailchimp (The Rocket Science Group LLC d/b/a), proveedor de email marketing con domicilio en EEUU. Puedes consultar aquí su política de privacidad. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos. Información Adicional: Puedes consultar la información detallada en la política de privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad