El almuerzo de los lobos marinos

Tras pagar 1.000 pesos chilenos -algo menos de dos euros- para ducharnos con agua fría en unos baños mugrientos del puerto pesquero de Valparaíso, aprovechamos para comprar reineta acabada de pescar. Hoy almorzaremos pescado fresco, el más fresco posible, para compensar esa ducha obligada, tras algunos días sin encontrar ningún baño con agua caliente. Lo que desconocemos es que antes de volver a la Saioneta vamos a presenciar el almuerzo más salvaje de nuestro viaje.

Mientras charlaba con el pescador que nos vendía la reineta, en una conversación que empezaba a tener los segundos contados, cuando el vendedor empezó a defender el legado del dictador Pinochet, Marta grita emocionada: «Hay un lobo marino enorme en la playa». La excusa perfecta para cortar el incómodo diálogo y marchar hacia la parte de detrás del puesto.

Un seboso macho de lobo marino, con un ojo medio cerrado y una herida todavía abierta en el costado, posiblemente como consecuencia de una pelea con otro animal, nos observa a escasos metros. La mole no está allí de forma casual. Está a punto de llegar la hora del almuerzo de los lobos marinos. Nos dirigimos hacia el muelle, donde se agolpan decenas de sus compañeros, esperando que los pescadores les lancen las sobras de pescado.

Se trata de una relación simbiótica entre el hombre y los animales. El pescador se saca de encima los restos de sus capturas y las devuelve al mar, donde los lobos marinos y el resto de especies que se mueven por la costa, se encargan de substituir al barrendero, a la vez que se pegan su gran festín diario. Ansiosos, esperan que les lancen una nueva ración de pescado, dispuestos a pelearse por cualquier pedazo que caiga en sus dominios.

Un hombre llega con un bidón lleno de los suculentos restos y los lanza al mar. Empieza el espectáculo. Las fuerzas de la naturaleza explotan cuando el hombre le devuelve al mar lo que le pertenece.

Una masa marrón se concentra en el punto donde han caído las sobras, en un remolino de lobos marinos que luchan por un pedazo de reineta, mientras cientos de gaviotas y pelícanos los sobrevuelan, ansiosos, esperando su turno.  Es la pugna por la supervivencia, la supremacía del más fuerte… Finalmente, sin duda, la ducha helada en esos baños roñosos valió la pena.

Comparte el artículo si te ha gustado ;-)
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Somos Marta y Marià

Viajando en camper y filmando por América desde 2012

¡Hola! Somos Marta y Marià
Una pareja de catalanes viajando por América en furgoneta camper desde 2012
La productora
Realizamos vídeos comerciales, fotografía aérea, terrestre y subacuática y páginas web para empresas.
Miembros de
Dale al botón para seguir todas nuestras historias
Otros artículos
Déjanos un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Mariano Miño Puigcercós .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Aruba (proveedor de alojamiento web).
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba

Sigue nuestras historias

Responsable: El titular del sitio. Finalidad: Envío de noticias, publicaciones, así como correos comerciales. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Mailchimp (The Rocket Science Group LLC d/b/a), proveedor de email marketing con domicilio en EEUU. Puedes consultar aquí su política de privacidad. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos. Información Adicional: Puedes consultar la información detallada en la política de privacidad.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies