Nos curamos con plantas en la selva ecuatoriana

En nuestro paso por la selva ecuatoriana una de las iniciativas que más me ha llamado la atención ha sido el parque etnobotánico Omaeré, dirigido por una pareja singular: Teresa, una experta en plantas medicinales de la etnia Shuar, y Chris, un biólogo norteamericano que un día llegó a Ecuador para completar su tesis y de momento ya lleva viviendo en el país más de dos décadas.

Lo primero que hicimos cuando llegamos a Puyo fue buscar el parque, ya que habíamos leído sobre el lugar y nos pareció interesante. Nos recibió Chris, que lleva unas pequeñas gafas de metal, el pelo largo recogido con una goma y una tupida barba rubia. Muy amablemente nos explica las costumbres de las diferentes nacionalidades indígenas de Pastaza, nos muestra sus construcciones principales -que ellos mismos han construido en el parque-, y sobre todo no enseña las plantas medicinales que durante más de veinte años han plantado en su enorme jardín.

El lugar realmente parece una selva. Hay altos árboles, helechos, flores y plantas de todo tipo. La gran mayoría son desconocidas para nosotros, pero para él cada una tiene una propiedad, que nos va detallando una por una: «Ésta sirve para evitar la sinusitis, esta otra para aumentar la fertilidad, y la de más allá para todo lo contrario. Una dosis evita que una mujer se quede embarazada durante un mes, mientras que con tres dosis se vuelve estéril».

Según nos explica Chris, una de las especialidades de su esposa, Teresa, es la relacionada con las cuestiones de la mujer: «Ninguna pareja que ha pasado por aquí con un problema de infertilidad ha salido sin poder tener hijos», nos asegura. Cuando terminamos el tour pasamos por la oficina, donde se pueden comprar algunos remedios hechos completamente con plantas. Me llevo un frasco de kunapi para la sinusitis, a ver si funciona con mis alergias, y otro de sangre de drago, que sirve para curar desde heridas e inflamaciones hasta resfriados, afecciones hepáticas o infecciones vaginales.

Otra familia que nos acompañaba compró también un ungüento natural para los hongos, un frasco para las manchas de la piel y alguna medicina más. Aunque no llegamos a conocer a Teresa, Chris nos comenta que podemos pedir hora con ella si queremos hacerle alguna consulta, ya que también recibe a las personas interesadas y realiza la mayoría de remedios a encargo, de un día para el otro, con las plantas del parque.

Antes de marchar reflexionamos con Chris sobre la importancia de la medicina natural y los efectos de la medicina moderna.

-Los fármacos que te recetan normalmente terminan con los síntomas, pero no con las enfermedades, para que tengas que volver-, asegura el biólogo estadounidense.

– Y las medicinas convencionales llevan también componentes de estas plantas?-, pregunta una de las mujeres que nos acompaña en el tour.

– Inicialmente así era, pero posteriormente se fue buscando la fórmula química para poder patentarla y hacer más dinero-, responde Chris.

Sin duda, muchas de las enfermedades que actualmente se curan a través de una solución química, tradicionalmente se podían solventar a través de los productos que nos ofrece la naturaleza, ya sean plantas o alimentos, una solución mucho más benigna con nuestro cuerpo. ¿Cuántas veces nuestras abuelas nos han propuesto que tomáramos miel y limón para el constipado, o manzana rallada y arroz hervido para pasar la diarrea, o muchas otras recetas naturales para terminar con uno u otro mal?

Para mi propia sorpresa, en los tres años que llevamos viajando por Sudamérica he escuchado, leído e incluso estoy experimentando diversos remedios naturales para prevenir el cáncer, la mayoría de los cuales también serían eficaces para combatir esta gran enfermedad mortal del siglo XXI, pudiendo reducir o complementar, de esta manera, el uso de una técnica moderna tan tóxica para el cuerpo como es la quimioterapia.

Aunque pueda parecer demasiado simple, el sólo hecho de llevar a cabo una dieta alcalina, basada principalmente en frutas y verduras crudas -preferentemente de cultivo ecológico, está claro que los añadidos químicos no colaboran precisamente- ayuda de forma clara a prevenir el cáncer, además de muchas otras enfermedades relacionadas con el exceso de colesterol.

En relación al tratamiento de esta enfermedad, en Brasil pudimos comprar un extracto de graviola o guanábana, una planta amazónica con múltiples propiedades que, entre otras, tiene la capacidad de matar las células cancerígenas. Por otra parte, una familia argentina que conocimos recientemente nos explicaba el caso de un amigo cercano que superó un cáncer simplemente con un consumo intensivo de determinadas frutas comunes durante dos semanas. Productos tan cercanos a nosotros como la remolacha, la zanahoria o la naranja sirven para prevenir determinados tipos de cáncer.

Entre las plantas medicinales que nos mostró Chris, también mencionó algunas que sirven para curar el cáncer… se trata de tratamientos naturales que se han utilizado de forma milenaria en esta parte del mundo y que, por desgracia, no tienen la difusión suficiente, de manera que en la mayoría de casos el único tratamiento posible pasa por la quimioterapia, cuando realmente hay otras opciones a tener en cuenta.

Es una pena que generación tras generación se vayan perdiendo estas prácticas milenarias, en favor de la todopoderosa industria farmacéutica. Y a su vez es reconfortante saber que las etnias que habitan la selva amazónica mantengan esa sabiduría popular, que sigue siendo la base de su medicina y de su salud, y a la que puedes acceder a través de iniciativas como la desarrollada por Teresa y Chris en la selva ecuatoriana.

Podéis visitar la página del parque etnobotánico Omaeré clicando aquí.

Son muchas las páginas de internet donde se puede encontrar información sobre la relación entre el cáncer y la alimentación. Aquí os dejamos algunas:

Cáncer: acidez y alcalinidad

Guanábana o graviola: fruta contra el cáncer

Naranjas contra el cáncer

Comparte el artículo si te ha gustado ;-)
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Somos Marta y Marià

Viajando en camper y filmando por América desde 2012

¡Hola! Somos Marta y Marià
Una pareja de catalanes viajando por América en furgoneta camper desde 2012
La productora
Realizamos vídeos comerciales, fotografía aérea, terrestre y subacuática y páginas web para empresas.
Miembros de
Dale al botón para seguir todas nuestras historias
Otros artículos
Déjanos un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Mariano Miño Puigcercós .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Aruba (proveedor de alojamiento web).
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba

Sigue nuestras historias

Responsable: El titular del sitio. Finalidad: Envío de noticias, publicaciones, así como correos comerciales. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Mailchimp (The Rocket Science Group LLC d/b/a), proveedor de email marketing con domicilio en EEUU. Puedes consultar aquí su política de privacidad. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos. Información Adicional: Puedes consultar la información detallada en la política de privacidad.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies