Blanquilla, la isla perdida del Caribe (1/2)

Me despierto en mi camarote del velero Isadora y salgo a cubierta para disfrutar, una mañana más, de las vistas de la que ha sido mi efímera casa durante los cuatro últimos días. Las aguas turquesas se extienden, cubiertas por los reflejos del sol, hasta las blancas arenas de la playa El Yaque, donde hemos amanecido desde que llegamos a la Blanquilla. Las hojas de dos palmeras solitarias se mecen al mismo ritmo que el barco, en medio de la playa de Robinson Crusoe, en una imagen que estoy seguro que algún día vi en el fondo de pantalla de un ordenador.

La historia de este viaje empezó en Canaima, en la vigilia de nuestra travesía hasta el salto Ángel, a más de mil kilómetros de distancia de esta isla paradisíaca. Allí conocimos a una pareja peculiar. Beba, una ejecutiva caraquense que, tras vivir una larga temporada en Europa, volvió a Caracas, dispuesta a enfrentar todos los diablos, pero también a disfrutar de todas las maravillas de este singular país. Y Charles, un francés instructor de esquí que conoció fortuitamente a Beba y se enamoró de Venezuela en las recientes escapadas al país caribeño.

Tras la cena, la pareja nos invitó a conversar con ellos y a compartir una buena botella de vino, un gesto que repetiríamos unos días después perdidos en la inmensidad del mar Caribe. Entre copa y copa, fuimos tejiendo una animada conversación, que fue desde el sentido de la vida hasta nuestra intención fallida de visitar los Roques por falta de presupuesto, pasando por los últimos atentados sucedidos en París y la idiosincrasia chauvinista de los franceses. El grado de complicidad fue en aumento conforme fueron cayendo las botellas de vino, hasta que Beba nos hizo la inesperada invitación: «En una semana estamos viajando a la Blanquilla en un velero que hemos contratado. ¿Por qué no os venís con nosotros?».

Desde nuestra llegada a Venezuela estábamos viendo cómo llegar hasta alguna isla paradisíaca perdida en medio del Caribe, de manera que no nos costó mucho decidirnos. Después de tres años y medio recibiendo invitaciones surrealistas de todo tipo, nos dejamos llevar por las causalidades que te brinda la ruta y aceptamos formar parte de esta nueva aventura, a bordo de un velero de 40 pies que compartiríamos con ellos dos, el capitán, Alfredo, y Chus, su ayudante a bordo del Isadora.

Antes de que dejáramos atrás la costa de isla Margarita, las nauseas y el movimiento pendular que sentía en mi cabeza me llevaron a aceptar la pastilla que me ofreció Beba para dormir como un angelito en mi estrecho camerino durante toda la noche. Diez horas más tarde, tras navegar más de 150 kilómetros, abrí un ojo y subí a cubierta para disfrutar de la primera salida de sol en alta mar. Pasaron algunos minutos y a nuestra derecha aparecieron los hermanos, un archipiélago con cinco montículos pelados que anunciaban la llegada a nuestro destino.

El capitán nos llevó en la barca hasta una playa y nos dijo que iba a hacer los trámites para registrar nuestra llegada. «Playa Falucho», leemos en un letrero mientras nos acercamos a la orilla, perplejos por la transparencia de las aguas que se mecen entre nuestros pies. Al fondo de la playa parece que estan colocando unas construcciones básicas de madera para promover el turismo en la isla, que todavía se encuentra sin explotar en este ámbito. Damos un paseo por sus arenas hasta llegar a una pequeña elevación del terreno, desde donde podemos divisar una vista panorámica de la playa. Al otro lado nos encontramos con una ensenada desierta que nos hace pensar en todos los rincones vírgenes que nos esperan en los próximos cuatro días.

La Blanquilla es una isla sin población fija. Su forma es parecida a la concha de una vieira, con una extensión de 64 kilómetros cuadrados. Actualmente forma parte de las dependencias federales del Gobierno venezolano. Posiblemente por eso la isla se ha mantenido virgen, ya que sólo viven algunos militares que se van turnando en sus tareas y un puñado de pescadores margariteños que pasan algunas temporadas trabajando desde un rústico campamento.

De hecho, durante los cuatro días que hemos estado en la isla sólo nos hemos cruzado con dos turistas, una pareja de franceses jubilados que decidieron dejarlo todo, vender su casa y comprar un lujoso catamarán con un instructor de navegación que cruzó el Atlántico con ellos y los dejó a su suerte en el otro extremo del océano. La señora nos confesó que pocas veces antes lo había pasado tan mal. Tras vivir las 12 horas de navegación entre isla Margarita y la Blanquilla en unas condiciones climáticas de bonanza, no querría haber estado en la piel de esta pareja que tuvo el valor de cruzar el Atlántico sin a penas tener experiencia en navegación. Un ejemplo más de que los sueños están para cumplirlos, sea cual sea la edad y la dificultad de los mismos.

También puede interesarte:

Blanquilla (Texto 2/2)La Blanquilla (Texto 2/2)

La Blanquilla en fotosLa Blanquilla en fotos

Travesía al Salto ÁngelTravesía al Salto Ángel

¿Quieres recibir las principales novedades de Furgo en ruta en tu mail? Clica aquí.

¿Te ha gustado este post? Compártelo y ayúdanos a difundir nuestro viaje:

¿Te gusta Furgo en ruta?

Colabora con nosotros para ayudarnos a seguir creando contenido de calidad. ❤️

Regálate este hermoso USB de la mítica furgoneta Volkswagen con la banda sonora de Furgo en ruta y 32 Gb en 5 colores a escoger. Perfecto para ti o para cualquier amante de las furgos a quien quieras sorprender!

¡Gracias por ayudarnos! ❤️

Con tu colaboración estás contribuyendo a la producción del próximo disco y del documental de Furgo en ruta.

Comparte el artículo si te ha gustado ;-)
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Somos Marta y Marià

Viajando en camper y filmando por América desde 2012

¡Hola! Somos Marta y Marià
Una pareja de catalanes viajando por América en furgoneta camper desde 2012
La productora
Realizamos vídeos comerciales, fotografía aérea, terrestre y subacuática y páginas web para empresas.
Miembros de
Dale al botón para seguir todas nuestras historias
Otros artículos
Déjanos un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Mariano Miño Puigcercós.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Aruba (proveedor de alojamiento web).
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba

Sigue nuestras historias

Responsable: El titular del sitio. Finalidad: Envío de noticias, publicaciones, así como correos comerciales. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Mailchimp (The Rocket Science Group LLC d/b/a), proveedor de email marketing con domicilio en EEUU. Puedes consultar aquí su política de privacidad. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos. Información Adicional: Puedes consultar la información detallada en la política de privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad